Los niños de Huang Shi

Los niños de Huang ShiAyer fuimos al preestreno de una de las películas con mejor fotografía que he visto en los últimos tiempos. Se trata de Los niños de Huang Shi, un drama histórico ambientado en los años 30 que narra la historia de un periodista británico que se ve envuelto en la invasión Japonesa de China.

Como la crítica cinematográfica ya le he hecho en el post Los niños de Huang Shi en Criticando Cine, me centraré en la parte que tiene que ver con los viajes.

Nosotros no hemos estado en China, de hecho lo único que hemos tocado del continente asiático ha sido una fugaz visita a Turquía y eso no es el Asia real. Sin embargo, no se porque, la fuerza de las imágenes que presentaba el director, los grandes paisajes, las montañas de formas casi imposibles, los lagos, el desierto, todo eso me trasladaba a China como si ya hubiera estado antes. Supongo que la idea colectiva que nos han forjado tantas películas y documentales acerca de China es el culpable de todo esto.

Tanto si habéis estado allí como si no, creo que es interesante que disfrutéis de esta película, que tiene mucho que ofrecer, aunque sólo te interesen los paisajes.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *