Crónica: Argentina (XIII) – Alta montaña por Villavicencio

29/03 – Alta montaña por Villavicencio

Por encima de las nubesHoy empezamos a primera hora con una excursión muy deseada: Alta Montaña por Villavicencio. Llegan a buscarnos un poco tarde, pero no pasa nada porque nosotros tambien nos levantamos un poco después. Deberíamos haber salido a las 7:00, pero perdimos media hora entre unas cosas y otras. La puntualidad no es una gran virtud en Argentina. Paciencia.

Nada más salir de Mendoza, una niebla espesa nos envuelve. Vamos medio dormidos en una minivan hasta llegar a Villavicencio, donde nos despiertan para realizar la visita. La niebla es muy espesa y apenas podemos ver más allá de 7 o 8 metros. No podemos tomar la típica foto del hotel que aparece en las botellas de agua, pero aún así el recuerdo de aquél lugar entre la niebla es bastante electrizante.

Hotel de Villavicencio tapado por la nieblaContinuamos por los llamados “caracoles” escalando poco a poco la montaña. Cuando ya habíamos perdido la esperanza de ver la impresionante imagen de los caracoles serpenteando por la ladera de la montaña, la niebla desapareció y nos regaló unas impresionantes vistas con las nubes bajo nuestros pies.

Cuando llegamos a la parte más alta de los caracoles, ya sin la espesa niebla, el paisaje casi desértico, junto con los guanacos terminaron de despertar a todos los presentes. Todo el mundo se amontonaba en las ventanas izquierdas o derechas cuando alguien alertaba acerca de algún tipo de acontecimiento.

Luego la gran atracción: el mirador del Aconcagua. El monte aparece allí al fondo, destacando entre los demás, pero sin la impresionante visión que debe producir desde el campo base. Después una parada para almorzar en un pequeño pueblecito y continuamos camino hacia el Puente del Inca.

El Puente del IncaEl Puente del Inca es lo más impresionante de la excursión. Se trata de un puente natural que une las dos laderas de un riachuelo pero que tiene la particularidad de que está recubierto por una capa amarillenta debido al arrastre de azufre que tienen las aguas. Es realmente impresionante. En el mercadillo anexo venden una chorrada pero que tiene una curiosa historia. Se trata de objetos normales (zapatillas, piedras, relojes…) con la particularidad de que están “petrificados” en azufre. Es curioso. No compramos nada, entre otras cosas porque es un material muy frágil. Sí que compramos una piedra (3$).

Después del impresionante Puente del Inca continuamos hacia el Cristo Redentor, una de las fronteras “naturales” entre Argentina y Chile. Lo impresionante de esta subida, a parte de las vistas desde arriba, es la carreterita por la que se sube. ¡Cuanto eché de menos mi quad en Argentina! Tuvimos suerte, no siempre se puede subir, sólo cuando no hay nieve y en esta época empieza ya a nevar.

El AconcaguaComimos en un lugar del camino (50$), todavía a una gran altura, en mitad de la nada, aunque decir eso aquí es no decir mucho, ya que casi todo está en mitad de la nada. El soroche o mal de altura, había empezado a afectarnos desde la subida al Cristo Redentor y nos hizo un poco molesto el tiempo de la comida. Por cierto, ¡vaya comida! ¡Como se come en Argentina!

Llegamos sobre las 19:00 a Mendoza. Habíamos tenido la precaución de llevar con nosotros las mochilas y así pudimos pedirle al conductor que nos dejara en la misma estación. Nos queríamos ir a San Juan, pero no habíamos reservado nada debido a que no sabíamos a que hora llegaríamos de la excursión. Pero no hubo problema, compramos un par de billetes de bus en el siguiente que salió para San Juan (2 x 18$).

Sólo un par de horas de bus y llegamos a San Juan. Bastante desorientados, confiábamos en nuestros amigos catalanes. Habíamos quedado en que ellos llegarían hoy a medio día a San Juan y buscarían una excursión al Valle de la Luna para mañana y un hostel. Sin embargo, decidieron no venir, nos enviaron un SMS indicando el cambio de planes: se iban directamente a Salta y quizá nos veríamos allí. Además un error en la interpretación del mapa de la guía Lonely Planet, nos hizo perder bastante tiempo andando en dirección contraria (pensábamos que estábamos en una estación, pero en realidad estábamos en otra).

El Cristo RedentorFinalmente decidimos tomar un taxi hasta el hostel con mejor pinta de la Lonely (Hostel Fonda o algo así). El taxista nos timó. No fue grave, simplemente no puso el taximetro y nos dijo “a ojo” el precio: 9 pesos. Demasiado para una carrera de 10 minutos. Un tanto cabreados, paramos en la puerta del hostel y nos encontramos a unos trabajadores realizando obras en el local. Preguntamos y nos dicen que el hostel está cerrado y que han comprado ellos el local para montar una productora de TV. Nos cuentan su vida, pero nos dirigen hacia un pequeño hostal familiar dónde encontramos una habitación para esa noche (65$). Una habitación doble, con cama matrimonial y baño privado. Todo un lujo.

Aunque ya era muy tarde (sobre las 23:00) tratamos a la desesperada de conseguir una excursión al Valle de la Luna. Preguntamos por aquí y por allá, pero no conseguimos localizar a nadie. Me resulta curiosa la comparación entre Peru y Argentina. En Peru quieres algo a cualquier hora y lo consigues. Argentina es mucho más Europea en ese sentido. Puedes tratar de mover las cosas, pero fuera de las horas de oficina es complicado conseguir nada. En fin, nos quedamos mañana sin excursión, pero trataremos de conseguirla para el día siguiente, estamos dispuestos a sacrificar un día por ir al Valle. Por cierto, un taxista nos escuchó y nos dijo que nos llevaba por 300$ a los dos, ya que tenía que llevar un coche sólo para nosotros. Un hombre en la mesa de al lado saltó diciendo: “hombre, por 300$ los llevo también yo”. Evidentemente no picamos.

Nos acostamos por primera vez en una habitación independiente y menos mal, ya que esa noche fue un poco dura para Nuria que tuvo problemas estomacales, probablemente por beber agua en Villavicencio.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Crónica: Argentina (XIII) – Alta montaña por Villavicencio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *