Viajar para vivir – Entrevista viajera


Analucia (30 años) es la trotamundos peruana que está detrás del blog Viajar Para Vivir. Un día se lanzó al mundo y desde entonces está dando la vuelta al mundo, con más de 20 países visitados a sus espaldas. Una de las cosas que más me gusta del espíritu de su blog es que intenta meterte el bichito en el cuerpo para que tu también viajes, para que te lances a la aventura de dar una vuelta al mundo o hacer un viaje sin fecha de caducidad.

Viajando por Indonesia1. ¿Viajar para vivir o vivir para viajar? ¿con qué te quedas y por qué?

Cuando quise darle un nombre a mi blog le estuve dando muchas vueltas, y definitivamente Vivir Para Viajar fue algo que me vino a la mente, pero justamente analizando lo que esto implica, le busqué la versión inversa que es Viajar Para Vivir, lo cual sentí que era mucho más profundo, y tenía para mi, más significado.

Viajar Para Vivir significa que no solo disfruto de mis viajes en mi vida normal, sino que cuando Viajo es que aprendo a Vivir.

Viajar es un aprendizaje constante, llena de enseñanzas que en nuestra vida rutinaria tal vez nunca entenderíamos.

Lo que yo buscaba era Viajar para Vivir experiencias, para vivir lecciones, para vivir sorpresas, para vivir aventuras, me fascina todo lo que esto implica así que me quedo con Viajar Para Vivir.

2. Tras un año de viaje, ¿cómo lo lleva la familia y amigos? ¿cómo se lo tomaron inicialmente?

Tengo la suerte de tener una familia con mente muy abierta quienes apoyaron mi decisión desde el primer momento porque sabían que esto representaría una gran experiencia para mi, eso no significa que no nos extrañemos, obvio que sí, y por eso estamos siempre en comunicación.
Tengo muchos amigos que se sorprendieron con la decisión, al estilo: “¿Estás loca?, ¿cómo vas a dejar todo aquí?”, pero para los más cercanos, no fue algo tan raro ya que sabían que era algo que anhelaba y que tarde o temprano podría llegar. Es genial porque muchos me escriben diciendo que ven todas mis fotos y sienten que están viajando conmigo y que no deje de compartir.

Analucia en la India3. “Cuando dejo de un lado la comodidad y recorro calles…” es como empieza uno de tus últimos artículos. ¿Es incómodo ser mochilera y viajar con un presupuesto ajustado?

Vivir de esta forma te ayuda a valorar las cosas más pequeñas, a darte cuenta que con poco presupuesto también se puede vivir aunque no tengas tantas comodidades y aprendes muchísimo sobre el desapego y el desprendimiento.

Definitivamente hay momentos en que la sufres porque la mochila te pesa, duermes en buses incómodos o te toca cambiar de ciudad cada dos días; y a veces solo quieres teletransportarte a tu casa, a tu cama, con tu familia, y tu vida de siempre, pero luego te das cuenta que esta experiencia es única y ya no te quejas tanto y sigues adelante.

4. Ese artículo (que por cierto, me encanta) termina diciendo “Hay 2 formas de viajar. De turista […] o como un local más”, ¿se puede llegar a ser “un local más”?

Yo creo que la mejor forma de poder sacarle el jugo a un lugar es poder convertirte por esos días en un local más.

En muchas ciudades ya ni siquiera entro a las iglesias, castillos o museos recomendados por las Guías de Viaje, prefiero conocer a un Couchsurfer y decirle: “Llévame a los sitios que tú vas”, y de esa forma te das cuenta que la esencia de la ciudad es otra, ya no te cruzas con turistas, solo con gente local y lo vives de otra forma. ¡A mi me fascina!

Viajar con amigos5. No es habitual encontrarte con un viajero peruano fuera de Perú y sin embargo hay otros países de Sudamérica dónde el acto de viajar está más normalizado, como en Argentina, Brasil o Venezuela, ¿a crees que es debido? ¿es algo más bien económico o cultural?

Sí, es una pena no cruzarme con muchos compatriotas por el mundo, mientras que como dices, hay muchos argentinos y chilenos por ahí dando vueltas.

Pues realmente creo que son muchos factores, es un tema que lo he conversado un montón, y creo que viene mucho porque por lo menos en Lima, tienes una presión social de que cuando estás en los últimos años de colegio, tienes que ya estar postulando a la mejor universidad, una vez ingresas y pasan unos años, ya estás haciendo prácticas, y por supuesto, nada más egresas o antes de, ya tienes que haber conseguir que la empresa te haya contratado. Y luego es una feroz batalla por pasar de asistente a analista a jefe, a crecer en la empresa, y después hacer la maestría, bla bla bla, obvio todo esto alineadísimo a que también tienes que tener un novio, que en promedio a los 28 deberías estar casándote y a los 30 teniendo tus hijos. Siento que todo es como una consecuencia obligada que no te permite dar un paso al costado y decir: “Oye, ¿y sí me voy a dar la vuelta al mundo?”, ahí es que te miran como si estuvieras loca, pero luego te das cuenta que hay tantísima gente en ese plan, hasta muchísimos australianos o europeos que lo hacen cuando terminan el colegio o universidad , y te das cuenta que las reglas de tu vida deberías ponerlas tú mismo, y dejar de ser esa ovejita que sigue al ganado o todas las indicaciones que “tu sociedad” te dice que debes seguir.

Viajar sola6. Dices en el blog que tu viaje tiene billete de ida, pero no de vuelta, ¿sigue siendo así? ¿No tienes previsto regresar después de un año deambulando por el mundo?

¡Qué rápido que pasó el año, por dios! Wow, realmente no tengo en mente regresar a Perú todavía, me parece que voy a intentar asentarme en alguna ciudad interesante y poder trabajar en mi carrera desde ahí, pero que sea un lugar que también me permita seguir viajando.

7. ¿Has calculado cuanto dinero llevas gastado en este año de viaje? ¿Cómo financias tu viaje?

Antes del viaje hice un cálculo promedio de gastar US$1,200/mensuales, y más o menos lo estoy cumpliendo. Mi viaje es en su mayoría financiado por mis ahorros; he hecho un par de consultorías a la distancia en marketing digital y también gracias al Blog, a veces tengo algunas pequeñas ayudas.

Tallin por Analucia8. La fotografía es algo importante para ti, ¿qué equipo usas?

Nunca estudié fotografía pero siempre me apasionó. Tengo una Nikon D3200 con lente 18-105mm que es mi fiel compañera en el viaje.

9. ¿Y el resto del equipaje? ¿Qué lleva en la mochila una aventurera como tú?

Pues realmente lo básico en ropa y calzado. Tengo un artículo interesante sobre este tema (este). Debido al blog ya que tengo que estar escribiendo, editando fotos etc, también viajo con una computadora liviana.

Realmente me puse ciertas normas como que, por ejemplo, si quería comprarme una camiseta nueva tenía que dejar otra, y he estado cumpliéndolo, porque sino, de verdad que es imposible meter más cosas a mi mochila.

Tampoco compro souvenirs, lo que hago es mandar postales a mi familia y amigos desde todos los países en los que estoy, y tomar muchas, muchísimas fotos.

Viajando por Vietnam10. Nos puede estar leyendo mucha gente que no se atreva a dar el paso de viajar en solitario, ¿cómo les podrías motivar a hacerlo?

Básicamente decirles que si yo lo logré, cualquiera puede, de verdad. La decisión más difícil de todas es decir: “¡Me voy!”, lo tengo claro porque también pasé por eso, pero créanme que después, sientes tanta libertad y felicidad en tu ser, que nunca te vas a arrepentir por la decisión tomada.

También escribí un artículo relacionado a eso en mi blog, dirigido sobre todo a mujeres y creo que si quiero resumir la idea es que el momento es ahora, que la decisión la tomas solamente tú, y que el mundo es tan grande y está ahí para ser descubierto; así que ármate de valor, y lánzate a la piscina, que hay tantos sitios lindos por conocer y aventuras por vivir, que de verdad, no te arrepentirás.

Compartir es el mejor agradecimiento

Stefany, una nueva viajera – Entrevistas viajeras

Una novedad dentro de la serie de entrevistas viajeras que llevamos realizando desde hace unos meses es entrevistar a una viajera que va a empezar a viajar en breve. Stefany Carbajal (en Facebook) es una joven peruana que empezó a viajar el pasado mes de julio (la entrevista fue previa). Es una nueva viajera que puede ofrecernos una nueva perspectiva. Vamos allá. Sigue leyendo Stefany, una nueva viajera – Entrevistas viajeras

Compartir es el mejor agradecimiento

Preguntas acerca de Perú

Mujeres con el traje tradicional peruano
Mujeres con el traje tradicional peruano

Recientemente una amiga nos preguntó acerca de un próximo viaje que hará a Perú y he pensado que la respuesta es útil para más gente. Aquí va:

A ver Ivan una cuantas preguntas sobre Perú, me voy a finales d marzo con una amiga, lo primero, solo estaremos allí 2 semanas, con lo cual no tenemos mucho tiempo para la visita, por lo que probablemente nos limitemos a una zona, tu que me recomiendas? que sitios os molaron mas.
Llegamos a Lima, obviamente queremos visitar cuzco y machupichu, y si podemos hacer el camino del inca, vosotros lo hicisteis?o fuisteis en tren?
que otras zonas me recomiendas??
Arequipa?
Lago titicaca, he visto en el mapa que ambas están en el sur, que fue lo que mas os gusto a vosotros??
mi otra pregunta es respecto al alojamiento, imagino que pasaremos es fácil de encontrar? estuvisteis en algún sitio que estuviera bien? en lima estaremos 2-3 días imagino, al llegar y al volver, luego Cuzco y alrededores, el resto por definir.

La tercera pregunta, los desplazamientos, tren o bus,no? tengo entendido que todo es muy lento, para calcular mas o menos el tiempo de desplazamiento de un sitio a otro….

Sigue leyendo Preguntas acerca de Perú

Compartir es el mejor agradecimiento

Crónica: Argentina (XIII) – Alta montaña por Villavicencio

29/03 – Alta montaña por Villavicencio

Por encima de las nubesHoy empezamos a primera hora con una excursión muy deseada: Alta Montaña por Villavicencio. Llegan a buscarnos un poco tarde, pero no pasa nada porque nosotros tambien nos levantamos un poco después. Deberíamos haber salido a las 7:00, pero perdimos media hora entre unas cosas y otras. La puntualidad no es una gran virtud en Argentina. Paciencia.

Sigue leyendo Crónica: Argentina (XIII) – Alta montaña por Villavicencio

Compartir es el mejor agradecimiento

La privatización de Machupicchu

No hace mucho tiempo que Machupicchu fue elegida como una de las maravillas del mundo moderno. Un premio criticado y tildado de comercial por muchas personas y entidades (la UNESCO, por ejemplo). En Perú, parece ser que dicho premio ha catalizado un proceso que estuvo sobre la mesa durante mucho tiempo: la privatización de Machupicchu.

Si alguno habéis visitado esta ciudadela, habréis comprobado lo complicado que es llegar hasta ella. Perdón, complicado no es, es caro simplemente. Os resumo como es el acceso para llegar hasta allí. La forma fácil es un tren en manos privadas que recorre el tramo que va de Cuzco a Aguas Calientes, ciudad que se encuentra a los pies de la montaña dónde los incas construyeron su ciudadela. Aparte del tren, la otra forma “oficial” de llegar hasta Aguas Calientes es realizando el famoso “camino del Inca”, una ruta de trekking de varios días de duración que llega directamente a la ciudadela. Y por último, hay una forma “extra-oficial” de llegar al pueblo que consiste en realizar una ruta por pueblos y aldeas en varios medios de transporte locales muy baratos, pero lentos. Esta última forma de llegar no les gusta nada a las autoridades por lo que ponen muy complicado acceder a la información e incluso ponen problemas para la construcción de infrastructuras (o escusas como la UNESCO). Insistiéndole a la chica de la “tourist info” quizá logres que te diga que existe esta ruta para llegar a tu destino, pero te la desaconsejará y te mencionará que puedes ir hasta Ollantaytambo y tomar allí el tren por la mitad de dinero.

Ni que decir tiene que los trenes para llegar hasta Aguas Calientes y las excursiones por el “camino del inca” son muy caros, con precios europeos. Igual que la entrada a la ciudadela. Aunque la pieza fundamental sobre la que gira todo es el tren. Incluso si haces el camino del inca, para regresar hasta Cuzco tienes que utilizar el tren.

¿Sabéis que hacían muchos mochileros que no querían pagar por recorrer el camino del inca ni tomar el tren y no tenían 4 días para perderlos yendo y viniendo por la ruta “extra-oficial”? Pues se iban hasta Ollantaytambo y empezaban a andar junto a las vías del tren hasta Aguas Calientes, corriendo cuando llegan a los 2 controles que hay sobre las vías para vigilar que nadie se cuele por ese “camino” (¿o vigilaban que el tren no se salga de su recorrido?). Un riesgo que alguna gente está dispuesta a correr para no pagar las desorbitadas cantidades que se piden por unos servicios que no los valen. Es también una forma de desobediencia civil.

Ahora, parece que quieren ir más allá, dejando en manos privadas no sólo el tren, sino también el monumento. Pero parece que esta vez el pueblo peruano, verdadero propietario de esta maravilla, se lo va a poner difícil. Se han producido la mayor manifestación que se recuerda en Cuzco en los últimos 20 años, la gente ha salido a la calle para evitar que se privatice lo que es de todos. Es decir, han salido para evitar que el beneficio de algo que construyeron sus antepasados vaya a parar a la saca de una compañía privada.

Todo lo contrario opinan otras entidades, como el Instituto de Libre Empresa de Perú, quienes apoyan la privatización con argumentos tan pueriles como estos: “Disney Wold estaría acabando la construcción de una réplica exacta en computadora a escala basándose en fotos tomadas en diferentes ángulos. Con la finalización de esta construcción, Machupicchu dejaría de ser la única ciudadela inca, para entrar en competencia con su réplica”. Es de risa, pero las consecuencias podrían ser muy graves.

Desde el punto de vista de un viajero, el “sector turístico” en todo el mundo, controlado por mafias, empresas privadas y gobiernos sin escrúpulos, está convirtiéndose en un circo de dimensiones colosales. ¿Cómo puede ser que para visitar un patrimonio de la humanidad como es Machupicchu tenga que pagar más del salario medio de un peruano? ¿Por qué los propios peruanos no pueden visitarlo? Y no sólo sucede con el Machupicchu, que también sucede con las pirámides de Giza y con el Perito Moreno (aunque aquí todavía algunos argentinos pueden llegar a entrar). En cuanto una empresa de turismo “occidental” mete las manos, se jodió el invento: se llena de turistas aborregados, se encarece todo y se impide que los propietarios legítimos del monumento puedan acceder. Entonces, ¿porqué nos extrañamos tanto de las declaraciones de Ricardo Alarcón sobre el turismo Cubano si es algo universal en todos los países pobres? ¿O es que acaso a los ciudadanos de los países ricos no nos gusta escuchar lo que hemos conseguido?

Compartir es el mejor agradecimiento