Resumen viaje al sur de Alemania

El viaje empezaba en Hahn (aunque Ryanair se empeñe en decir que eso es Frankfurt) y terminaba en Dortmund. Alquilamos un coche en el mismo aeropuerto de Hahn para dejarlo 8 dias más tarde en el aeropuerto de Dortmund (el más barato, que resultó ser un 207 nuevecito cuando nos habían dicho que sería un Yaris).

Viajamos hacia el sur, haciendo parcialmente la ruta de la selva negra y visitando el lago constanza y el castillo de Neuschwanstein. Luego visitamos algunas ciudades del sur del país: Munich, Nuremberg, Frankfurt y Dormund. Todo ello aderezado con los mercados de la navidad que estaban en su máximo explendor.

La principal sorpresa fue ver que en Alemania el coste de la vida era más barato que en España. Vimos anuncios de casas en inmobiliarias, compramos en supermercados (Lidl, Aldi), nos alojamos en albergues… todo en general es más barato que aquí. Curioso. Y los sueldos son bastante más altos (o eso dicen, porque este punto no lo pudimos comprobar).

Otra sorpresa, aunque menor, fue comprobar como se conduce por Alemania, lo mal señalizado que está todo y “las pirulas” que hacen los alemanes al volante. Y eso que desde aquí se piensa que los centro-europeos son super-cuadriculados y amantes de la ley y el orden…

Y para terminar con las sorpresas, la más agradable fue comprobar que no hacía mucho frio. El frío era seco y en cuanto te cubrias con algo ya ibas comodo. Eso sí, cuando llovía y te empapabas, la brisa te congelaba y sólo tenias ganas de llegar a algún lugar calentito.

En general el viaje es muy recomendable, sobre todo en la epoca en la que lo hicimos. A grandes rasgos, para 2 personas 8 noches, con el coche, los vuelos, albergues, las comidas y algunas compras, el presupuesto es de unos 1300 euros que siempre se pueden recortar prescindiendo de algunas comodidades hasta bajar de los 1000 euros. En los próximos días más información.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *