Cronica: Nueva York (II)

Sabado 7/10 – Rutas urbanas

Conseguimos una serie de rutas urbanas en NYC del FAQ del foro de Guia de Nueva York. Nos propusimos hacer alguna de ellas. Después de otra ducha y un buen desayuno, salimos hacia el museo de historia natural y el planetario para iniciar (al revés) la ruta de Upper West Side.

Antes de iniciar la ruta, compramos una tarjeta de telefono (5$) para llamar a casa y decir que estamos vivos. Las llamadas en EUA son realmente baratas. Nos sobró la mitad de la tarjeta y eso que llamamos a moviles varias veces. Así que mejor no comprar la tarjeta de 10$, pues o somos muy habladores o sería tirar el dinero.

No entramos en el planetario, todavia no habian abierto (creo que abren a las 10:00). Resulta bonita la imagen del jardin alrededor del planetario y la energia que transmiten los enormes planetas que se pueden ver a traves del cristal de la fachada del edificio. Proseguimos el camino, paseando tranquilamente hasta el museo de historia natural. Tampoco entramos, la entrada era realmente cara y tampoco nos apetecia pasar toda la mañana en un museo (parece ser que es realmente grande). Nos conformamos con mirar los esqueletos de los dinosaurios que hay en el hall de entrada. Continuamos por Central Park West hacia el sur, hasta el edificio Dakota, famoso por ser el lugar donde vivió Jonh Lennon hasta que le asesinaron en la misma puerta. Hicimos las tipicas fotos, fuimos a ver Strawberry Fields y el carisimo restaurante Tavern On The Green y continuamos hacia la enorme plaza Columbus Circle, que encontramos llena de obras y bastante deslucida.

Vamos caminando hasta Times Square para iniciar la ruta del Mid-Town (pensamos, esta cerca, nos va a costar mas en metro: ¡mentira!). A mitad de ruta, cerca del Empire State Building, nos entró hambre y entramos en una especie de pizzeria atendida por hispanos. Nos comimos un bocata grandísimo y buenísimo con dos coca-colas de medio litro (14$). Estos americanos saben comer bien.

La ruta del MidTown no nos sorprende demasiado, puesto que el dia anterior habiamos andado bastante por la zona. Ahora con la guia vamos un poco menos perdido. Lo bonito de la zona es ver los grandes rascacielos, las gigantescas avenidas, las tiendas… vamos lo tipico que vemos en las peliculas que transcurren en Nueva York, pero en primera persona. Hay que destacar en esta ruta la visita al Sony Center. No hay que perdersela. En la guia no lo explica muy bien, pero lo que hay que hacer es entrar dentro del Hall del edificio donde esta el robot en la puerta y pedirle a la recepcionista que te de un ticket (es gratis), luego salir y hacer cola junto al robot. En ese momento, saludad al robot. Merece la pena el lugar, al menos para los frikis de la tecnologia. La quinta avenida, de la que tanto se habla, nos decepciono un poco. Todo es muy caro, pero no tiene nada de especial.

Terminamos rebentados. No nos apetecia hacer la ruta de los museos. Volvemos a Times Square en metro donde pasamos por el Info Center y conseguimos una hoja con los precios de los teatros de Broadway. Fuimos al TKTS a ver si conseguiamos algún precio interesante para un musical conocido (dudabamos que fueramos a aguantar un musical entero en inglés si no nos sabiamos un poco el argumento). Había algunas entradas al 50%, pero las más baratas, las que nos interesaban, no las suelen rebajar. Desistimos, pensamos volver entre semana para ver si eran más baratas.

Nos tomamos un par de milk-shakes gigantes en el McDonnals (5’40$). Estamos muy cansados y no son ni las 20:00… Pensamos en ir al hostal a descansar y luego salir un rato para vivir el ambiente del fin de semana. Llegamos, nos tumbamos, pero ya no nos despertamos para cenar.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *