¿Dónde debería alojar mi blog de viajes?

¿Tienes un blog de viajes y estás descontento con el sitio dónde lo tienes alojado? ¿Quieres abrir un nuevo blog de viajes y no sabes dónde alojarlo? En este artículo trataré de despejarte las dudas. Empezaré por explicar qué es eso del alojamiento: tu blog, es decir, los textos de los artículos, las imágenes, vídeos y otro material que lo forman, deben guardarse en un medio físico (un disco duro, para entendernos). Dicho medio físico debe ser accesible a través de Internet a todas horas y para ello necesitas usar un servicio de alojamiento. Eso es el alojamiento, es la plataforma que mantiene tu blog en línea, accesible 24 horas al día.

Existen dos grandes tipos de alojamientos:

  • Las plataformas específicas para blogs: como son Blogger, WordPress.com (no confundir con wordpress.org que es una plataforma libre para instalar en un servidor), Bloggia, etc.
  • Los servidores generalistas: que son servidores de Internet dónde se puede instalar cualquier programa (desde un gestor de blogs como WordPress, hasta una plataforma de comercio electrónico como PrestaShop o una aplicación específica para tu empresa como Facebook, BlaBlaCar o SkyScanner).

Plataformas específicas para blogs

Cuando se empieza, lo habitual es irse a las primeras opciones, las plataformas específicas para blogs, ya que ofrecen mayor facilidad para gestionar el blog: solo te debes preocupar de escribir buenos artículos. Esa es la gran ventaja que ofrecen y por lo que mucha gente empieza sus blogs en este tipo de plataformas. Las desventajas de las plataformas para blogs son:

  1. Pierdes la libertad de instalar o desinstalar plugins, editar el código fuente del tema y modificar algunas otros aspectos que podrían resultar de tu interés en algún momento de la vida útil del blog.
  2. Se perjudica tu posicionamiento entre otros motivos por esa falta de libertad que no te permite “hackear” hasta los más mínimos detalles de tu blog.
  3. Corres el riesgo de que un día la plataforma en la que estés decida cerrar y tengas que buscar rápidamente otro alojamiento.
  4. Es complicado cambiar de empresa proveedora si no estás contento con el servicio (porque va lento, no solucionan algún problema que te molesta, etc). Cuando no estás contento con tu plataforma y decides cambiar, el impacto que va a suponer sobre tu blog y tu persona es muy alto comparado con el cambio en un servidor generalista.

Otro aspecto que no se debe perder de vista, es que algunas de estas plataformas se anuncian como gratuitas, pero en realidad lo que hacen es financiarse a través de la venta de publicidad en tu sitio web o tienen limitaciones a tu crecimiento, de manera que cuando el blog de viajes llegue a un determinado volumen tendría que pagar por seguir allí alojado.

¿Cuando sería recomendable empezar en una plataforma de este tipo? Apeadero, que ya tiene casi 10 años, empezó sus andadas en una de estas plataformas. Personalmente creo que fue un error que me costó varios años de posicionamiento hasta que cambié a un servidor generalista con WordPress. Sin embargo, creo que estas plataformas son ideales siempre que se den TODAS estas condiciones:

  • que el blog esté empezando (blog nuevo o con pocos años, jamás cambies de un servidor tuyo a uno de estos);
  • que no se aspire a monetizar el blog (es posible que un blog de plataforma dé dinero, pero es más fácil conseguirlo con tu propio servidor);
  • que no se tengan conocimientos técnicos suficientes (nulos).

Si no se da alguna de las anteriores condiciones, mi opción sería siempre utilizar un servidor generalista. Lo que sí que recomendaría encarecidamente para evitar males futuros es que se utilice un dominio propio (jamás un blogspot.com.es !!). Los dominios cuestan menos de 10 euros al año y en caso de que tu blog algún día crezca y quieras cambiar a un servidor generalista o a otra plataforma de blogs, podrás hacerlo sin perjudicar a tus lectores ni tu SEO.

Servidores generalistas

Los servicios que nos ofrecen los servidores generalistas son de muchos tipos, pero los más habituales y recomendables son los siguientes.

Imagen Creative Commons de Wikimedia
Imagen Creative Commons de Wikimedia

Servidor compartido

En un mismo servidor se instalan muchos clientes que comparten recursos. Existen dos variedades, los compartidos puros y los VPS (Servidor Privado Virtual). Los compartidos puros están en franco retroceso debido a sus limitaciones (es muy complicado separar unos usuarios de otros y es bastante habitual que un usuario se “coma” los recursos de otro o le infecte con algún virus o troyano, como me pasó en un par de ocasiones estando en DreamHost).

Solo recomendaría esta opción cuando se den estas condiciones:

  1. Presupuesto bajo
  2. Blogs con menos de 30.000 visitas únicas al mes
  3. Pocos conocimientos técnicos

Existen algunas empresas que ofrecen servicios llamados “one-click-install” que te permiten instalar en unos pocos clics una plataforma para blogs como WordPress sin apenas conocimientos técnicos.

Servidor dedicado

Alquilar un servidores dedicados es algo similar a alquilar un ordenador. Tendrás que instalar un sistema operativo (normalmente un Linux), los programas que quieras que funcionen (entre ellos un CMS como WordPress para tu blog) y configurarlo todo para los usuarios puedan acceder al blog.

Existen dos variedades de servidores dedicados:

  • Supervisados (managed): dónde un experto de la misma empresa gestionará el servidor por ti (en cuanto a temas de seguridad, gestión del sistema operativo, etc).
  • No supervisados (unmanaged): dónde tu te debes encargar de todo.

La diferencia entre uno y otro es el precio, que puede llegar a ser entre 5 y 10 veces superior en el primer caso.

Recomendaría este tipo de servidores cuando se den las siguientes condiciones:

  1. Presupuesto medio-bajo (no supervisados) o medio-alto (supervisados)
  2. Blogs con más de 30.000 visitas únicas al mes o con aspiración de conseguirlas
  3. Conocimientos medios (supervisado) o altos (no supervisado) de gestión de servidores

Otra opción para abaratar costes sería unir varios blogs en un único servidor (de la misma persona/empresa o de diferentes). Esto convertiría el servidor dedicado en un compartido, pero a diferencia de los servidores compartidos que se ofertan en la web, en este caso (a) se controlaría perfectamente el tipo de contenido y (b) el número de servicios instalados sería bajo (algunos compartidos comerciales instalan cientos de usuarios en un único servidor).

Servidor Cloud

Es la opción más novedosa: una mezcla entre el servidor dedicado supervisado y el VPS. Se trata de un tipo de servidor en el que se pueden asignar los recursos a conveniencia, según la demanda. Es decir, que si hay un pico de tráfico, se añaden más recursos (más procesadores, más memoria) y se supera el pico, regresando luego al estado normal. El problema de este tipo de servidor es el precio, ya que se paga según los recursos que se consuman y las facturas, además de impredecibles, suelen ser altas.

El servidor cloud más famoso y uno de los que mejores resultados ofrece es el AWS de amazon. Solo recomendaría este sistema si tu blog de viaje lo peta:

  1. Presupuesto alto
  2. Blogs con más de 100.000 visitas únicas al mes
  3. Conocimientos medios (algunos hacks solo podrá hacerlos un experto, pero en general no es tan complicado como un servidor dedicado no supervisado)

Por cierto, encontraréis a veces servidores que se llaman “cloud” a bajo precio, como los que oferta OVH. En realidad sí son “cloud”, pero no son como AWS, tanto en dinamismo (capacidad de asignar recursos) ni en rendimiento general del sistema. Serían la versión “cloud” más cercana a los VPS y descartable totalmente bajo mi punto de vista.

¿Dónde debería alojarme?

Bien, una vez ya están claros los términos, la pregunta es ¿dónde debería alojar mi blog de viajes? Si no te ha quedado claro en los anteriores puntos y quieres un resumen, mi recomendación personal tras más de 15 años en el sector, es la siguiente:

  • Blogs sin monetización que empiezan ➞ WordPress.com (+ dominio propio)
  • Blogs con pocas visitas ➞ VPS en OVH
  • Blogs que genere bastante dinero ➞ AWS
  • Blogs con muchas visitas y conocimientos de IT ➞ Kimsufi (dedicado no supervisado)

Apeadero está en Kimsufi, en un KS-3 (15 €), y el cambio respecto a su anterior alojamiento fue simplemente brutal. Tengo también blogs en KS-1 (5 €) y no hay ni punto de comparación con un VPS en rendimiento. El precio es el más bajo del mercado sin ninguna duda, a veces por debajo de algunos servidores compartidos, lo cual es ridículo.

En estos años he probado hasta 6 compañías de hosting que recuerde (sí, me muevo mucho) y ahora estoy con Kimsufi (que es una filial de OVH) por los precios y la calidad del servicio. Anteriormente estuve en algunas compañías tan potentes como 1&1 y salí de allí asqueado. Estuve en 1&1 (no solo con mi blog de viajes, sino con más de 30 dominios y aplicaciones profesionales) hasta hace 4 o 5 años y me fui por el desprecio total a los clientes. Si ni se dignaban en responder adecuadamente a un gran cliente, imaginad lo que haría con uno pequeño. Su alojamiento no era malo, pero fallaba de vez en cuando la conectividad y no respondía (OVH también falla a veces, pero al menos tienes una respuesta).

Por supuesto, estar en Kimsufi significa que te lo vas a administrar tu todo. Si no tienes unos conocimientos medio-altos te va a resultar imposible hacerlo funcionar siquiera, así que esta es una excelente opción para profesionales o aficionados avanzados a la informática. Si no lo eres, pero aún así quieres tener un servidor dedicado a un precio realmente bajo, entonces necesitas a un experto que te gestione el servidor. Quizás conozcas a alguien que lo haga (algún primo o amigo que estudió informática en su día), pero en caso contrario ponte en contacto conmigo y hablamos.

Compartir es el mejor agradecimiento