9 cosas que no sabemos hacer cuando viajamos

No sabemos renunciar a una aventura como cuando cruzamos en una patera el delta del Sine Saloum
No sabemos renunciar a una aventura como cuando cruzamos en una patera el delta del Sine Saloum

Aceptamos el reto que nos lanzan nuestros compañeros de Que Bonito es Viajar y os contamos brevemente aquello que estamos incapacitados para hacer cuando estamos fuera de casa:

  1. No sabemos evitar volver con la mochila llena de regalos, un 90% auto-regalos: electrónica, camisetas, decoración para la casa… A veces hasta hemos tenido que comprar una mochila barata adicional para cargar tantas cosas que nos traemos, es como si quisiéramos inconscientemente traernos una parte del mundo a casa.
  2. No sabemos vivir sin pan. Bueno, Nuria no sabe, lo sufre cada día. Acostumbrada a que no falte su bocadillo para cenar, los viajes en los países dónde no tienen el concepto de “pan” son muy duros para ella.
  3. Pagar más que los locales. Nos irrita hasta un grado increíble el que existan dos varas de medir, una para los que viven en el país y otra para los extranjeros. Si son explícita mediante una doble imposición todavía las toleramos porque vamos prevenidos, pero cuando es la propia gente la que te ve con cara de extranjero y te quiere cobrar más… buffff
  4. No sabemos volar. Aunque suene muy extraño, somos un subtipo de viajero que evita a toda costa acercarnos a un aeropuerto. Preferimos una noche en un autobús a un “placentero” vuelo de una hora. Cuando el viaje es de corta duración, el vuelo es imprescindible, pero planeando nuestra próxima vuelta al mundo en 2016 estamos mirando la posibilidad de no tomar más que los vuelos estrictamente necesarios para cruzar los océanos.
  5. No sabemos viajar sin tecnología. Lo sé, no tiene sentido ir a visitar a las tribus guaraníes cargado con un portátil, una reflex y dos móviles, pero es que nos hemos hecho tan dependientes de estos trastos… Y qué decir de cuando la conexión a Internet escasea por más de 3 o 4 días y la ansiedad empiezan a aparecer.
  6. No sabemos viajar sin una planificación. Luego la planificación la mandamos a tomar viento en cuanto aparece uno que nos dice aquello de “sabéis que en dirección norte tenéis unos templos que nadie visita y que…”. Pero sin llevar la seguridad de tener más o menos claro dónde vamos y cómo organizaremos el tiempo, no, no sabemos viajar.
  7. Tampoco llevamos nada bien eso de lavar cada día. Lo reconozco, yo lo llevo fatal y a veces hasta tengo que comprar ropa durante el viaje porque llevaba demasiado tiempo sin acordarme de limpiar. También es cierto que viajamos con muy poca ropa ya que llevamos mochilas de un máximo de 10 kilos.
  8. No sabemos que es el asco. Bienvenidos al mundo “extreme low cost”: hostales mugrientos, restaurantes que parecen estercoleros o autobuses de transporte avícola. No se que nos pasa cuando viajamos que aceptamos situaciones que serían inadmisibles en casa. Nada nos parece mal, no tenemos límite, somos incapaces de ir al hotelito de 15 € cuando tenemos la “acogedora” pensión-prostíbulo de 6 €, ¿es grave doctor?
  9. No sabemos beber, ni cuando viajamos ni cuando no viajamos. No, no nos malinterpretéis, es todo lo contrario: no bebemos nada de nada de alcohol, lo cual significa ahorrar un 20-40 % del presupuesto diario en muchos países y razón por la cual cuando en Apeadero damos un presupuesto de viaje hay que sumarle lo que cada uno consuma en alcohol.
  10. Bonus: no sabemos decir no. Cualquier experiencia loca, cualquier nuevo plato de comida, cualquier aventura, cualquier actividad que aparezca como oportunidad única en un viaje la acogemos como un regalo y así es como nos subimos a un glaciar o nos dejamos secuestrar por un taxista.

Paso el testigo de este divertido entretenimiento de tarde de domingo a los siguientes blogs si tienen a bien confesar sus pecados viajeros:

Blog de Viajes
Mi mundo en una maleta
Mil consejos de viaje
Al infinito
Yo te ayudo a viajar
Los viajes de David y Neus
El blog de Paco Nadal
La viajera empedernida
Un mundo para 3
Robinjú

Compartir es el mejor agradecimiento

¿Es un reto imposible la “Vuelta a Europa: 50 países, 40 días”?

europeCuando leí por primera vez acerca del falso-reto de la vuelta a Europa en 40 días visitando 50 países me pareció una solemne tontería: ¿para qué vas a pasarte mas de un mes estresado y cambiando de país compulsivamente? No le presté la menor atención hasta que se destapó la mentira y entonces la tal Patricia alegó como excusa que “Cuando me puse a organizar el viaje no hubo manera de cuadrarlo. Y el presupuesto se iba. Tuve que inventarmelo al final“. ¿De verdad no habría manera de hacerlo? ¿Tan imposible resulta? Pues aprovechando que soy de los raritos que no ven  la final de la Champions, me he dedicado durante un par de horas a cuadrar vuelos y horarios.

Sigue leyendo ¿Es un reto imposible la “Vuelta a Europa: 50 países, 40 días”?

Compartir es el mejor agradecimiento