Vergüenza ajena

Como viajero y como ciudadano del mundo no puedo sentir más que vergüenza ajena cuando veo imágenes como las vistas hace unos pocos días en la localidad de Torre Pacheco. El único referente que tengo ante fotos y videos como los que han aparecido por Internet de esta brutal redada policial son las imagenes del nazismo, cuando cargaban camiones y trenes con judios de camino a los campos de concentración. En este caso no será a un campo de concentración (afortunadamente), sino que los devolverán a un país empobrecido donde lo han vendido todo para venir a un lugar dónde poder ganar algo de dinero para enviarlo a sus familias.

Pueblo emigrante, enfermo de amnésía