Imágenes de la segunda barca solar de Keops

Seguro que la mayoría de los que habéis ido a visitar el recinto de las pirámides habéis entrado en un pequeño y poco publicitado museo que hay cerca de ellas y dónde se puede encontrar la barca solar de Keops. Aunque no se conoce exactamente la utilidad de esta barca, los arqueólogos creen que era un elemento mas del ritual funerario del faraón egipcio Keops. Especulaciones al margen, la barca solar que se puede contemplar en este museo por una cantidad ínfima de dinero, representa un espectacular vestigio de la civilización egipcia.

La noticia que ha saltado a los medios hace unos días es la publicación de unas imágenes grabadas con una microcámara que se ha introducido en el yacimiento dónde se encuentra enterrada la segunda barca de Keops descubierta hace unos años. Se calcula que hasta el año 2013 no se podrá contemplar en directo esta segunda barca, aunque los visitantes del museo de la primera barca podrán ver en una pantalla gigante la grabación realizada en el yacimiento.

Compartir es el mejor agradecimiento

Egipto: Conclusiones

Si algo tengo claro casi 4 años después de hacer este viaje es que ir a Egipto vale la pena sea como sea. También tengo claro que no repetiría con una agencia de viajes, ni con ningún guía ni nada similar, ya que los peores momentos del viaje fueron provocados por uno de estos parásitos. Y no es que particularmente Amed fuera más sucio y rastrero que cualquier otro guía, es que todos ellos viven del “turista” y de ellos tratan de aprovecharse todo lo que pueden sin importarles que para ello tengan que engañar, manipular o directamente robar. Eso me ha quedado ya muy clarito después de viajes como el de Turquía o Túnez… Siempre existirá un guía honrado, pero me extrañaría que trabajara para un tour-operador europeo…

Pedir 20 € para “propinas” durante el crucero es un verdadero robo a mano armada. En nuestro crucero viajaban al menos 50 personas, lo cual son 1000 euros y entre cocineros, maquinistas y recepción no había más de 10 personas trabajando. Lo cual son 100 euros por persona, repartidos en 4 días, son 25 euros al día. El salario medio de un funcionario es de 35 euros al mes, ¿alguien se cree que sólo en propinas vayan a ganar al día esa burrada? Si así fuera, tendrían buena ropa, un buen coche, una buena casa. Hablad con ellos cuando vayáis y que os cuenten como es su coche (inexistente) o como es su casa. Sin embargo, veréis que vuestro guía lleva un rolex de oro, buena ropa, va a los mejores restaurantes y presume de haber ido muchas veces a Europa. Mi recomendación es que no les dejéis que os roben. Decid que vosotros le daréis las propinas a quien las merezca y luego sed generosos con camareros, recepcionistas y maquinistas, con todos excepto con el guía, que él ya tiene demasiado dinero.

Por lo demás, no hay mucho que decir, el viaje a Egipto es encantador y muy extenso, demasiado para poder abarcarlo en una única semana. Yo recomendaría ir mínimo 15 días para poder saborearlo a un buen ritmo si se quiere hacer sólo la zona del Nilo y El Cairo. Si se quiere ir hacía la zona del mar rojo, se tendría que prever 15 días más.

En cuanto a qué cosas llevar, nosotros fuimos preparados con un pequeño botiquín y con varios envases de protector solar que luego no nos hicieron falta. El clima en pleno agosto es muy duro, pero en el interior, debido a la falta de humedad es totalmente soportable. La única precaución a tener en cuenta es evitar las horas de mayor calor. Unas buenas gafas de sol son importantes y llevar ropa ligera de manga larga. Dicen que no hay que tomar nunca cubitos de hielo, verdura fresca ni bebidas preparadas con agua no embotellada. Nosotros no tomamos ninguna precaución a este respecto y no pasó nada, pero puede llegar a ocurrir que pierdas un día sentado en la taza de un WC (o peor, que no puedas perderlo y no tengas el WC a mano en todo momento). En esos casos, hay que tener siempre Fortasec en el botiquín.

¿Volveríamos? Volveremos. Pero por libre y con más tiempo. Lo malo es que todavía nos quedan tantas cosas por ver en el mundo…

Compartir es el mejor agradecimiento

Egipto: Vuelo a Luxor (dia 1)

El gran día había llegado. Con las maletas hechas la noche anterior, nuestra única tarea antes de salir de casa era preparar unos bocadillos para comer y, por si acaso, también para cenar. Para ello nos levantamos a las 8 de la mañana y en cuanto lo tuvimos terminado cogimos el coche (Nissan Micra), pasamos a llenar gasolina (30 €) y nos fuimos en dirección Madrid. Nos liamos bastante para llegar a Barajas, tuvimos que parar a preguntar, pero finalmente llegamos. Encontramos el parking de larga estancia sin muchos problemas (está un poco alejado de la terminal) y dejamos allí el coche. Un bus interno y gratuito nos llevó hasta nuestra terminal de salida.

De momento todo perfecto y dentro del mejor horario previsto. A las 13:30 estábamos frente al mostrador de Travelplan esperando a que abrieran. Decidimos comer ya. Sacamos una coca-cola de la máquina (1’5 €) y nos tomamos los bocadillos. Después de comer, abren la ventanilla de Travelplan y nos canjean nuestra hoja de pedido por una carpetita con nuestros billetes de avión, tickets de estancia en los hoteles, etc. Después facturamos y nos paseamos por las tiendas del aeropuerto. Hasta las 17:20 no embarcamos en el avión. Ahí tuvimos el primer problema: un pasajero decide a última hora que no va a volar (no nos explicaron la razón) y se paraliza todo para descargar su maleta. Con ello perdimos el turno en la pista y no pudimos despegar hasta las 19:00.

En Egipto tienen una hora más que en Madrid, así que llegamos a Luxor a las 00:30 hora local. Volamos con EgiptAir, un vuelo muy tranquilito, sin ningún tipo de problemas excepto el ya comentado del pasajero. Nos dieron de cenar la bandeja típica de los aviones. Nada especial.

Nada más llegar al aeropuerto, se forman grandes colas para pagar el visado. Aprovechamos para, mientras uno hace cola, el otro ir a cambiar algo de dinero. Cambiamos sólo 20 €, por los que nos dan 148 LE (libras egipcias). Se hace pesado el tiempo empleado en estos trámites, más cuando ya es de noche, pero se olvida pronto. Los trámites son sencillos: primero se hace una cola para comprar un sello que se pega en el pasaporte y luego otra cola para que el policía de turno te lo cuñe (como en cualquier otra frontera). Nada más salir a la zona de llegadas del aeropuerto, un hombre con un cartel de Travelplan nos espera y nos asigna una bus que nos llevará a nuestra motonave.

El bus tardó un rato en acercarnos a la motonave. La nuestra era de la categoría más baja que se podía comprar, pero aún así le daban la catalogación de 4 estrellas. Su nombre era “Rosa del Nilo”. Por fuera se ve un poco viejo y por dentro es bastante angosto. La verdad es que en Europa nadie diría que un “hotel” así tendría más de 2 o 3 estrellas, pero aquí la vara de medir es distinta. Ciertamente hemos estado en lugares muchísimo peores.

La habitación que nos han asignado da a estribor y tiene dos camitas de 90 separadas por una mesita de noche. Tiene una pequeña claraboya que nos permite ver el Nilo y las orillas del río. El baño está integrado en la habitación y es tan pequeño que cuando te duchas el agua cae directamente sobre el retrete. Es el baño más pequeño que he visto en mi vida.

El guía se ha presentado en el bus. Se llama Amed y habla Español perfectamente. Nos ha contado como va a “guiar” el viaje más o menos. Mañana nos va a despertar a las 5:30 para aprovechar las primeras horas de luz antes de que haga demasiada calor. Antes de acostarnos, nos pide los pasaportes para rellenar los datos de ocupantes en el barco. Vamos a dormir menos de 3 horas, pero, siendo el primer día, eso nos da igual.

Gastos del día (y días previos)
940 € (paquete viaje combinado)
42 € (parking larga estancia)
30 € (gasolina)
1’5 € (coca-cola)

Total: 1013’5 €

Compartir es el mejor agradecimiento

Egipto: Preparativos

Rescato la crónica del viaje a Egipto que realizamos entre el 2 y el 8 de agosto de 2004. Las fechas corresponden a este periodo y los precios, después de 4 años son más que nada orientativos.

Preparativos

Pocos días antes de que me dieran vacaciones no teníamos ningún destino al que ir. El problema era que estando en temporada alta (agosto) y sin ningún tipo de previsión en el tema de los vuelos, habíamos llegado a un punto en el que sólo podíamos confiar en las ofertas de última hora. Entonces, ocurrió el milagro: el 29 de julio, apareció una oferta (Travelplan) de un viaje combinado para Egipto, con unos días de crucero y otros de estancia en el Cairo con un precio asequible (429 € por persona).

Aunque Nuria era reticente en principio, conseguí convencerla para comprar el viaje antes de que se agotaran las plazas. Hoy en día, ese precio es un precio normal para un viaje a Egipto, pero en el 2004, ese era un gran precio (actualmente se han llegado a realizar ofertas de última hora por debajo de los 300 euros). Finalmente, nos acercamos a la agencia de viajes más cercana a nuestra casa (Giramondo) y compramos el paquete (nos costó 429 € el paquete, 14 € por el incremento del combustible y 27 € por tasas de aeropuerto, total 940 € los dos). También reservamos una plaza en el parking de larga duración de Barajas, ya que el vuelo partía desde allí (42 €).

Teníamos poco tiempo para planificar el viaje, así que nos pusimos en serio a recoger información acerca del destino y a confeccionar una lista de qué llevarnos. Este iba a ser nuestro primer viaje organizado, junto con otros turistas y a las órdenes de un guía y dudábamos ya que no sabíamos si nos íbamos a acoplar bien. Lo peor de todo es que teníamos razón al dudar, no tanto por los turistas con los que viajaríamos, sino por los guías, que son unos ladrones y sin vergüenzas en general.

A pesar de la falta de previsión para nuestro viaje, no nos preocupamos demasiado ya que imaginamos que la mayoría del tiempo estaríamos guiados por allí (nuestro paquete incluía la mayor parte de las excursiones típicas). No nos vacunamos de nada, ni siquiera pensamos que podría ser necesario. Ni tan siquiera llevamos algo más fuerte que unas aspirinas y unos fortasec. La verdad es que fuimos en un plan muy relajado.

Compartir es el mejor agradecimiento