Buscando focas

Algunas focas nadaban a 40 o 50 metros de nosotros, pero solo era posible verles la cabeza. Para eso hay que meterse entre las piedras llenas de algas y es un poco peligroso.

Compartir es el mejor agradecimiento
Compartir es el mejor agradecimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *