En Kanchanaburi hay multitud de puestos callejeros dónde venden comida, bebida, etc. Esto es una constante en toda Tailandia.

Curiosidades de Tailandia

En Kanchanaburi hay multitud de puestos callejeros dónde venden comida, bebida, etc. Esto es una constante en toda Tailandia.Cuando llegas a Tailandia sin saber nada del país, salvo lo que hayas podido leer en alguna guía o blog de viajes, hay ciertas curiosidades de Tailandia que te pueden llegar a sorprender. Son cosas de la vida cotidiana de los tailandeses que a ojos de un europeo resultan chocantes.

El rol femenino

La mujer es omnipresente en la vida tailandesa. Unos días después de regresar de Tailandia, mi imagen de los tailandeses es femenina. Las mujeres tailandesas tienen trabajos que en Europa jamás he visto, como albañiles o estibadores (las habrá seguro, pero muy pocas). En todos los trabajos es posible ver a mujeres al frente y en todos los ámbitos de la vida encontrarás a mujeres.

Los perros lisiados

De Bangkok hacía el norte, en todas las ciudades y pueblos encontrarás perros callejeros lisiados. Lisiados, sarnosos y abandonados. El tema de los perros callejeros en Tailandia es un potencial problema y una de las razones por las que conviene estar vacunado de la rabia. Estos perros que en general no son agresivos, podrían llegar a serlo y causarte un problema. Las razones del abandono de los perros las desconozco, pero la razón por la que están lisiados es porque hay muchísimas motos y los perros de allí son más tontos de lo normal. Me explico: es normal ver un perro durmiendo en mitad de una carretera o en una calle, cruzan sin importarles el tráfico, etc. Los perros de aquí son más listos y se acuestan en las aceras y se asustan del tráfico. Presenciamos un par de atropellos.

Las lady-boy

Algo que a Nuria le llamaba poderosamente la atención eran los lady-boy. Es increíble en un país que se considera “en desarrollo” ver lo abiertos de mente que están en el tema de la homosexualidad. No en vano Tailandia es uno de los paises con mayor número de operaciones de cambio de sexo del mundo y mucha gente va allí precisamente a operarse. Las lady-boy, aunque muchas trabajan en la noche, también tienen trabajos normales y, sobretodo, tienen grados. Por ejemplo, puedes encontrarte con una chica que si no te lo dice no podrías saber que nació chico (totalmente operada) o puedes encontrarte simplemente con un taxista que cuando te deja en su destino se empieza a pintar los ojos (nada operado). En ese sentido, Tailandia es el país con una mentalidad más abierta que he conocido.

La época de lluvias

“Rainy season” dicen allí. La época de lluvias tiene sus cosas malas y sus cosas buenas. Durante la época de lluvias, cada día, aunque esté totalmente despejado, tienes que tener la previsión de que lloverá. Pocos han sido los días en los que no ha caído una gota. Que llueva significa que hará menos calor y que se podrá salir a la calle sin sufrir y eso es algo bueno. Lo malo es que los aparatos electrónicos (como la cámara) sufren mucho con la humedad y hay que protegerlos bien. Lo mejor es acostumbrarse a la lluvia cuanto antes. Nosotros al principio usábamos paraguas y chubasquero y luego nos dimos cuenta que si llueve torrencialmente lo mejor es meterse en un bar, esperar a que amaine y luego salir cuando solo queda el siri-miri. Eso sí, hay que llevar siempre una funda o similar para tapar la cámara.

Los fans

Los Tailandeses son fans de muchas cosas: de su monarquía, de las motos, de Doraemon, de los karaokes… Es muy diferente la manera en la que se toman las cosas por allí. Os dejo un vídeo de un karaoke en el que estuvimos:

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *