A Torun hay que llegar andando, son 2 kilómetros desde la estación de trenes que tienen su recompensa.

Torun

A Torun hay que llegar andando, son 2 kilómetros desde la estación de trenes que tienen su recompensa.A las 6 de la mañana ya estábamos en pie, saliendo del hostel y tomando un bus hasta la estación central de trenes. A las 7 subimos al tren con dirección a Torun, dónde llegamos antes de las 10 de la mañana. Aprovechamos para comprar el ticket de tren a Malbork del día siguiente.

Salir de la estación es un poco lioso. Para salir hay que cruzar las vías por abajo, no salir por la puerta principal. Ahí te encuentras en medio de un campo y no sabes hacía dónde tirar, lo cual a nosotros nos hizo equivocarnos. La oficina de turísmo estaba cerrada, por lo que nos quedamos sin saber qué era el burrito ese.Una opción son los autobuses, pero se puede ir andando y ver así el skyline de Torun desde el puente de acceso (la primera foto). Para ello, tras cruzar por debajo las vías, hay que salir a la carretera y andar hacía la izquierda siguiendo carteles “Stare Mista” (o algo así, que significa “ciudad vieja”).

Después del lío para llegar al centro y desde ahí encontrar el Hostel Orange (muy mal indicado en su web, por cierto), bajo una lluvia fina (siri miri) conseguimos encontrarlo cerca de las 11. El hostel estaba vacío, pero aún así, no nos dejaron instalarnos hasta las 14:00, por lo que, después de tomarnos un te (gratis en todos los hostels en los que hemos estado), salimos a visitar la ciudad. Según nos dijo la chica del hostel en dos horas se veía todo y era cierto. Es una ciudad preciosa, pero está toda muy concentrada en su ciudad vieja, por lo que paseando por 4 o 5 calles lo tienes todo visto. Otra cosa sería entrar a ver museos y demás, dónde sí que podrías pasarte más tiempo.

Torun es la ciudad natal de Copérnico. Su casa, convertida en museo, se puede visitar.Para comer fuimos a un restaurante tipo buffet ideal para ponerte hasta el culo a buen precio (15 PLN por persona, sin bebidas). Dado que el restaurante estaba a escasos metros de nuestro hostel (en la calle de detrás), decidimos volver a tomarnos un te y descansar otro rato.

Cuando vimos que paró de llover salimos a visitar la ciudad bajo otra perspectiva. Entramos en algunas iglesias, entre ellas la más bonita que nunca habíamos visto (la del vídeo). Como no teníamos nada de hambre, entramos a un McDonnals dónde nos tomamos una hamburguesa y un batido.El centro histórico es pequeño, pero espectacular.

Gastos
Bus a la estacion → 2×2’80 PLN
Chocolate 0’3L en la estación → 4 PLN
Tren a Malbork → 2×22 PLN
Almuerzo (panaderia) → 3 PLN
Comida → 35 PLN
Cena → 16 PLN

Este es un mapa ilustrado que fue el que nos ayudó a encontrar el hostel, ya que por las indicaciones, imposible.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *