Con el agua al cuello

Los ñus acaban siempre con el agua al cuello por su baja estatura.
Los ñus acaban siempre con el agua al cuello por su baja estatura.

El río Mara cruza la reserva y es el lugar ideal para refrescarse, beber y… cazar. Pero la caza la dejamos para otros artículos. Por muchas partes del río hay cruces y en algunos lugares existe el denominado doble cruce, que es el lugar dónde unos animales cruzan hacía un lado y otros animales cruzan hacía el contrario.

En este plano hay 4 animales, los principales bichos que se pueden encontrar en el río Mara. Eso sí, el cocodrilo está debajo del agua, junto a un tronco cerca de los ñús.
En este plano hay 4 animales, los principales bichos que se pueden encontrar en el río Mara. Eso sí, el cocodrilo está debajo del agua, junto a un tronco cerca de los ñús.

El caso es que si recorres el río es muy frecuente ver animales cruzando por sitios realmente profundos, dónde el agua les cubre completamente. Hay lugares del río, sin embargo, dónde el río apenas cubre y que según nos cuentan algunos compañeros en los comentarios del blog, se puede cruzar incluso con el coche para visitar el otro lado del río (Mara Triangle).

Ñús, cebras, hipopótamos, cocodrilos… todos se dan cita en el río y lo cruzan a nado en muchos casos. Es una de las imágenes más espectaculares que se pueden llegar a ver en Masai Mara.

Las cebras no son muy buenas nadadoras, prefieren hacer píe. Y son bastante cobardes, tienen que estar bastante seguras antes de empezar a cruzar, a veces necesitan que otra cebra las llame desde el otro lado indicando que están seguras.
Las cebras no son muy buenas nadadoras, prefieren hacer píe. Y son bastante cobardes, tienen que estar bastante seguras antes de empezar a cruzar, a veces necesitan que otra cebra las llame desde el otro lado indicando que están seguras.
Más cebras cruzando.
Más cebras cruzando.
Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *