Los Masais

Si el masai va muy limpio y con ropa muy llamativa: sospecha.
Si el masai va muy limpio y con ropa muy llamativa: sospecha.

Los masais están muy mitificados. La realidad no es tan bonita e idílica como se podría pensar. Cuando menos te lo esperas, el masai que creía más auténtico se mete mano al zurrón y se saca un móvil de última generación. Dicen que el pueblo masai ha sido históricamente muy buen negociador y que nunca se ha cerrado a lo nuevo.

No le queda muy bien la gorrita, ¿verdad? Estos dos “auténticos” masais iban acompañando a una pareja de un lodge de lujo.
No le queda muy bien la gorrita, ¿verdad? Estos dos “auténticos” masais iban acompañando a una pareja de un lodge de lujo.

Yo creo que la realidad es que vestir prendas llamativas vende mucho y que el chorro de dinero que se suelen dejar los turistas (en el peor sentido de la palabra) provoca que muchos keniatas que ni se planteaban volver al traje tradicional, lo lleven todo el día. No os extrañe, pues, que si fotografiáis a uno de ellos, acto seguido, os pida una propina. Así son.

Pero lo más cutre de todo, sin duda, es la “típica” visita al pueblo masai. Seguro que ya os lo oléis de lejos, es un pueblo más falso que los del mini-hollywood de Almeria. Habría que ser tonto para pagar por ir allí. Es un saca dinero, dónde tendréis que pagar hasta por respirar. Cada foto, entrar en cada casa, etc. os lo cobrarán.

Los únicos masais auténticos que encontraréis los veréis solo de pasada.
Los únicos masais auténticos que encontraréis los veréis solo de pasada.

En fin, un poco de esperanza queda. Tampoco es tan raro ver masais vestido con ropa más modesta, menos colorida, más sucia, más vieja, paseando sus rebaños o caminando por mitad de la sabana.

Compartir es el mejor agradecimiento

Un comentario sobre “Los Masais”

  1. Pingback: Masai Mara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *