Crónica Argentina (XXV) – Últimos días en Argentina

Las tiendas en el interior de las cass de Caminito te permitirán acercarte a su peculiar arquitectura10/4 – Los barrios de Buenos Aires

Queremos aprovechar bien la mañana, así que nos levantamos bien pronto. Andando llegamos al barrio de San Telmo, desde la Plaza de Mayo. Es lo bueno de estar en el centro de la ciudad, que todo te queda más o menos cerca.

San Telmo es un barrio muy bonito, con sus librerías con olor a humedad, sus edificios antiguos y sus mercaditos. La imagen preconcebida que tenia de Buenos Aires se hizo realidad en este bonito barrio.

La casa más estrecha de Buenos AiresAndando seguimos hacía la Boca, un barrio con una inmerecida fama de peligroso al que mucha gente decide no ir. Realmente nosotros lo andamos completamente, visitando el estadio del Boca Juniors y las pintorescas calles de Caminito.

Si San Telmo es el Buenos Aires esperado, la Boca es el Buenos Aires obrero, el real, el que lucha cada día para salir adelante. Ambos barrios merecen una visita.

Comimos en un bar entre la Bombonera y Caminito, un bar que cumplía todos los tópicos de un verdadero local porteño, dónde tomamos un churrasco y una hamburguesa con bebida por 17+1$. Con estos precios y la calidad de la carne, dan ganas de estar de bares todo el día.

En el propio Paseo de Colón, la Boca te da la bienvenidaDespués de comer, damos un último vistazo a Caminito y tomamos un bus (2×0’90$) de regreso al centro. Hacemos una tarde de compras, en la que Nuria se depila (18$), nos tomamos un par de panchos (perrito caliente) con bebida (6$), compramos unas entradas para el teatro (2×10$) y terminamos echándonos la siesta para soportar el calor veraniego. Nada más levantarnos tomamos un metro para ir al teatro (2×0’90$) dónde vemos la obra Deux Ex Machina. Por cierto, nos pareció curioso que al acomodador se le ofreciera una propina (2$).

El estadio de la boca se ha convertido en una atracción turística de primer ordenDespués del teatro cenamos, tomamos un metro de regreso (gratis, claro) y a la cama.

Gastos del día

  • Comida 18$
  • Transportes varios 3’60$
  • Depilación 18$
  • Merienda 6$
  • Teatro 22$
  • Cena 30$

Total 97’6$

11/4 – Palermo y Puerto Madero

Los jardines de Palermo son su principal atracciónEste día decidimos visitar Palermo. Después del desayuno (bastante tarde, por cierto), tomamos un metro (2×0’90$) que nos llevó a Palermo dónde visitamos toda la zona de parques, bosques y demás. En el único jardín en que tuvimos que pagar fue en el jardín Japonés (2×5$), que tampoco nos gustó especialmente (todos los jardines japoneses del mundo son iguales). Después visitamos el planetario dónde vimos una función de media hora (2×4$) en la que Nuria se quedó totalmente dormida.

Algunos barcos históricos se pueden visitar en Puerto MaderoCuando salimos ya era medio día, así que decidimos comer en un puesto callejero. Excelente elección. Tomamos 2 choripán y una coca-cola (9$) mientras esperábamos en la calle a la antorcha olímpica que debía pasar por aquí hoy. No pasó o no tuvimos suficiente paciencia. Nosotros volvimos a tomar el metro para bajar al centro, en dirección a Puerto Madero.

Al llegar a Puerto Madero nos sucedió algo inesperado. Empezó a llover, a hacer viento y hasta pasamos frío. Además tuvimos mala suerte, ya que como la antorcha olímpica partia justo de allí, los barcos y demás atracciones turísticas que se pueden visitar estaban cerrados. La verdad es que el despliegue policial era impresionante, con motos de agua vigilando el canal, helicópteros sobrevolando nuestras cabezas y cientos de policías cortando calles y regulando el tráfico.

Puerto Madero es un barrio moderno y caroSin posibilidad de ver demasiado allí, emprendimos el camino hacía La Valle y demás dónde teníamos que hacer algunas compras de urgencia, como por ejemplo un cargador de móvil (30$) y un adaptador de enchufe (4$). Aprovechamos para tomar algo allí en una zumería que habíamos visto en otras ocasiones y a la que no le habíamos hecho mucho caso. Grave error: un zumo natural de medio litro y 3 medias lunas nos salieron por 8$.

Volvimos al hostel a dormir, leer y esperar a que pasara el calor y por la tarde salimos. Como cada tarde-noche, fuimos a disfrutar de la oferta cultural de la ciudad de Buenos Aires. Vimos una película Argentina bastante divertida que se llamaba “Regresados” que nos costó 3’6$ a cada uno. La cena fue en un asador justo enfrente y nos salió por 40$.

Gastos del día

  • Jardín japonés 10$
  • Planetario 8$
  • Comida 9$
  • Metro 1’80$
  • Cargador de móvil 34$
  • Cine 7’20$
  • Cena 40$

Total 110$

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *