Crónica Argentina (XXII) – Las cataratas de Iguazú (desde Argentina)

Las cataratas de Iguazú son uno de los paisajes más hermosos del mundo7/4 – Las cataratas de Iguazú (desde Argentina)

A pesar de habernos levantado a las 6:30, no hemos llegado al primer autobús para las cataratas. Hasta las 8:30 no pudimos tomar un bus (2×4$). Eso sí, en cuanto te acercas al recinto de las cataratas, pagas la entrada (2×40$) y empiezas a andar por sus senderos, te das cuenta de que se trata de un lugar mágico, un prodigio de la naturaleza que, aunque sobre-explotado por el turismo, conserva intacta la esencia de su belleza.

Sorprende la cantidad de agua.Caminar por el lado argentino de las cataratas de Iguazú te lleva mucho más tiempo que por el lado brasileño. Existen muchas variantes de los senderos que te conducen a cascadas de diferentes tamaños e intensidades de agua. Incluso existe un “tren ecológico” que te acerca hasta las distintas zonas del parque. Se puede prescindir del tren para realizar un interesante trekking (sendero Macuco) que, a primeras horas, te descubrirá la fauna que puebla las cataratas de Iguazú. Si no se recorre el trekking, el único mamífero que se verá, será el simpático, pero traicionero coatí, junto con insectos (arañas, hormigas gigantes…), aves (algunas típicas de estas zonas) y tortugas de agua.

Bañarse en la playa de San Martin es un verdadero privilegioUno de los senderos te lleva hasta la base misma de las cascadas desde dónde se puede tomar un barco gratuito que cruza a la pequeña isla de San Martin, transitable por un sendero circular con preciosas vistas. Justo al pie de esa isla existe una área acotada dónde, si hace buen tiempo, te puedes dar un baño rodeado por multitud de pequeños peces. Se trata quizá del lugar más maravilloso del mundo dónde te puedes dar un baño: cientos de mariposas de múltiples colores revoloteando, una miriada de pájaros volando a 300 metros de tu cabeza, el agua caliente, el sonido de las cascadas, piedras volcánicas y ambar por doquier, la visión de ese paisaje paradisiaco… Es inigualable.

El arco iris aparece por todas partes. Allí mismo aprovechamos para comer con los bocadillos y las bebidas que compramos el día anterior. Comer dentro del recinto de las cataratas es posible, pero es muy caro y te obliga a regresar casi al punto de partida. Lo único que compramos allí fue una botella de agua (6$) y 2 helados (6$).

Una de las opciones que barajábamos era la de realizar la excursión en barca a motor hasta debajo de las cascadas. Sin embargo, tras ver como era esta excursión decidimos prescindir de ella y ahorrarnos unos pesos para otro momento. La cascada en la que te mojan no es precisamente la garganta del diablo y tampoco se meten muy adentro por razones de seguridad. Dependiendo de la cola que tienen van más o menos rápido.

La motora apenas se acerca a las cascadas más pequeñasPara visitar la garganta del diablo hay que regresar hasta el tren y seguir un poco más adelante. Nos dejará frente a unas pasarelas bastante pesadas, especialmente cuando el sol está en todo lo alto. Las pasarelas avanzan sobre el agua del rio Iguazú de islote en islote hasta que se empieza a divisar el sumidero de la garganta del infierno. La imagen es simplemente espectacular. Se trata de un espectáculo para la vista y el oido.

El momento culminante es sin duda el acercamiento al sumidero de la garganta del diablo Recomendaciones: llevad protector solar para prevenir quemaduras y tened cuidado con las avispas. Una me picó en la pierna y desmontó parte de la magia de la garganta del diablo.

Regresamos con el tren a la entrada y nos despedimos de las maravillosas cataratas de Iguazú. Otra vez tomamos el bus (2×4$) y fuimos al albergue a recoger nuestro equipaje. A las 19:30 salia nuestro autobús hacía Buenos Aires (2×140$ en servicio ejecutivo). Cenamos a bordo y sólo compramos antes de subir una botella de agua y una de fanta (8$) en la misma estación.

Gastos del día:

  • Autobús 16$
  • Entrada cataratas 40$
  • 4 helados, fanta y 2 botellas de agua 28$
  • 2 billetes bus Buenos Aires 280$

Total 364$

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

6 comentarios sobre “Crónica Argentina (XXII) – Las cataratas de Iguazú (desde Argentina)”

  1. holaa,en febrero volví después de 10 años a las cataratas, son una BELLEZA ÚNICA, también recomiendo el paseo a los saltos,ir a La Aripuca, Wanda y Las ruinas de San Ignacio.soy de formosa y recorrí otras provincias, siempre del norte de Argentina,pero volvería al verde de Misiones muchas veces más.Geniaaaallll

  2. hola el 11 de mayo del 2009 me fuy una semana de vacaciones a las cataratas del iguazu , apesar que tenian poca agua por causa de la sequia , seguia siendo una maravilla este paisage, recomiendo ir a las cataratas , alli se respira aire del mas puro que se puede encontrar en la argentina , y son una belleza los animales que se encuentran, aunque la mayoria de los turistas le dan de comer cualquier comida y es por eso que aveces se tornan peligrosos y te roban las carteras en busca de comida , y pasear por el sendero de mancuco es una maravilla.

  3. El sueño de mi padre siempre fue copnocer las Cataratas del Iguazú, con gran sacrificio le pude regalar este año el viaje y la estadia para Julio proximo. El tiene 81 años, no puede caminar mucho,ya confirme lo del tren ecologico que seguro vamos a utilizar pero aparte del tren, hay alguna otra comodidad para personas mayores? otra consulta: El valor de la entrada que incluye? el uso de las instalaciones del predio o hay que abonarlo aparte? Agradezco desde ya su valiosa información.

  4. Todas las cataratas están rodeadas por pasarelas por las que es muy facil moverse. Eso sí, en el lado argentino las pasarelas son muy largas y hay que andar mucho, así que lo mejor es ir parando en los bancos para descansar.
    El tren te acerca bastante a ciertos puntos de interés.
    Con la entrada a las cataratas está todo incluido (excepto comida, que recomiendo que la traigan de casa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *