Crucero Bloggers: El recorrido

La ruta que seguimos durante el crucero me pareció muy acertada, ya que todas las ciudades visitadas tienen algún tipo de atractivo.
La salida desde Barcelona nos brinda la oportunidad a quienes vivimos lejos de allí de encontrarnos con las maravillas del modernismo catalán (vamos, los edificios y parques de Gaudí), disfrutar de las animadas ramblas o perdernos por las estrechas calles del Barrio Gótico. El barco zarpó a las 18:00, pero a partir de las 13:30 pudimos embarcar (aunque nosotros, como siempre, llegamos tarde).

La primera escala es en Marsella. Esta ciudad francesa tiene unos cuantos atractivos que se pueden explorar fácilmente moviendose en transporte público. Nosotros teniamos incluida una excursión “Recorrido por Marsella” donde se ven los principales atractivos turísticos en una sola mañana (unas 4 horas). Lo bueno de esta excursión es que no te preocupas de nada y lo ves todo en pocas tiempo, pero a cambio no te puedes quedar en un lugar que te haya gustado especialmente más de 10 minutos (es la típica excursión a la japonesa: bajar del bus, hacer fotos, subir al bus). Lo que sí es recomendable es que si vais a bajar del barco por vuestra cuenta contrateis el shuttle bus para ir hasta el centro de la ciudad ya que el lugar donde atraca el barco está muy lejos del centro.

La segunda escala es en Génova. Este día no teniamos ninguna excursión programada, pero nos informamos el día anterior en la recepción del propio barco y nos dijeron que andando se llegaba en 15-20 minutos al centro. Efectivamente, así era y además vale la pena el recorrido hasta llegar al centro por el puerto. Es un puerto abierto a la ciudad, con mucha animación, mucha gente, quizá demasiados turistas… Por el camino al centro te encuentras el famoso acuario de Génova. El precio es muy variable dependiendo de a que zonas accedas, pero empieza sobre los 11 euros. También existe la posibilidad de ir al acuario en una excursión contratada en el barco, pero no se hasta que punto es recomendable (pensad que son 5 minutos andando y la explicación que te pueda dar el guía no va a superar al espectáculo que tienes delante). El tiempo necesario para visitar la ciudad es de unas 3 o 4 horas, aunque si quieres entrar en el acuario quizá necesites un par más.

La siguiente escala es en el puerto de Napoles. Aquí teniamos contratada una excursión a Pompeya de unas 4 horas de duración. La excursión consiste en 30 minutos para llegar al lugar de las ruinas, 20 minutos en una tienda de camafeos (una cosa que hacen con conchas), luego un par de horitas recorriendo Pompeya bajo un sol de justicia (el horario está muy mal elegido para la época del año en la que estamos) y luego otros 20-30 minutos en otra tienda. El problema del calor durante el verano es lo peor. El barco llega a las 11:00 y para que de tiempo a comer la excursión sale a las 13:00. Sinceramente, lo mejor es coger un taxi entre 4 personas justo a las 11:00 y comer en Pompeya. En 2 horas no da tiempo de ver casi nada y las tiendas a las que te llevan no valen la pena para nada. Como plan alternativo, se puede bajar del barco para visitar la ciudad y desde allí tendremos un ábanico de posibilidades: callejear, ir a la isla de Capri, ir a Sorrento, subir al Vesubio, etc. Son opciones que también se pueden hacer en excursión organizada.

En Palermo nos espera la excursión más interesante de todas: “El Valle de los Templos”. Hay que madrugar mucho, pero vale la pena. Son 2 horas de ida y 2 horas de regreso, por lo que se puede echar una cabezadita tanto al ir como al regresar. La excursión incluye la comida en un lugar típico de la zona donde se come realmente bien. Luego, la excursión en sí, es muy interesante. El guía que nos tocó era un verdadero profesional, que nos contó la historía del lugar junto con pequeños retazos de mitología sin tratar de vendernos nada, ni llevarnos a ninguna tienda turística. Para que os hagais una idea, el Valle de los Templos es como lo que te esperas encontrar en Grecia, pero mucho mejor conservado. Esta excursión es muy recomendable, puesto que va a ser complicado llegar en barco a las 7 de la mañana y encontrar un transporte barato que te lleve hasta el Valle.

Túnez es el único destino al que ya habíamos ido. De hecho la excursión por Cartago y Sidi Bou Said a la que nos invitaron ya la habíamos hecho años atrás por nuestra cuenta. Supongo que por eso y porque el guía de la excursión estaba más pendiente de ver lo que podía sacar a los turistas, esta fue la excursión que menos nos gustó con diferencia. Para que os hagais una idea, en Sidi Bou Said, el grupo estuvo más tiempo dentro de tiendas y bares que visitando el precioso pueblecito. En cuanto a la posibilidad de realizar la excursión por vuestra cuenta, creo que es más que probable. El lugar dónde atraca el barco está un poco alejado de la ciudad, pero muy cerca de las ruinas de Cartago. No se cuanto debe costar un taxi, pero seguro que es mucho menos de 10 euros.

La última escala es en Palma de Mallorca. En este caso, nosotros teniamos previsto un acto “institucional” (por llamarlo de alguna manera) con la gente de Logitravel. Fuimos todos juntos a comer a un restaurante buenísimo (creo que se llamaba Parc de Canet), luego visitamos las instalaciones de la empresa y finalizamos el día con un recorrido a pie por el centro de la ciudad. En caso de no haber tenido una excursión privada organizada, probablemente hubieramos bajado del barco y nos hubieramos acercado al centro que está realmente cerca. Además por los horarios del barco, puedes estar hasta las 00:00 de marcha por la ciudad.

La última escala fue para regresar a Barcelona y dejarnos definitivamente en tierra con un fin de semana por delante.

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Un comentario sobre “Crucero Bloggers: El recorrido”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *