Plaza del ayuntamiento de Poznan

Poznan

Plaza del ayuntamiento de PoznanEl desayuno en el hostel By The Way no está mal, aunque no se acerca ni de lejos al del hostel en Gdansk. El único defecto de este hostel es que está en una vieja casa en un tercero sin ascensor. Ese defecto también es virtud ya que te permite ver cómo son las casas normales allí y hay buenas vistas de la calle.

En el hostel nos dieron un bocadillito a cada uno para almorzar que nos comimos con una Fanta (3’6 PLN) sentados en la plaza del ayuntamiento mientras esperábamos al carrillón que cada día a las 12 del mediodía ofrece el viejo ayuntamiento.

A las 12 todo el mundo preparado con sus cámaras en la plaza del RynekLuego fuimos a visitar el castillo más joven que hay en Europa, construido por los alemanes durante su ocupación, y el castillo antiguo con la mala suerte que en ambos estaban de obras. Aprovechamos que estábamos por la zona para comprar los billetes para ir a Wroclaw (80 PLN los dos). Aquí nos topamos con las costumbres laborales polacas: la inflexibilidad y la mala planificación. Resulta que estábamos haciendo cola para comprar los billetes durante más de 15 minutos y justo cuando nos iba a tocar a nosotros, una señora tras la ventanilla gritó algo y señalo una hoja de papel con unos horarios en el cristal, tras lo cual cerró la ventanilla y todo el mundo que estaba en la cola nos tuvimos que colocar de nuevo al final de otra de las colas. ¿Qué pasó? Pues al parecer a los trabajadores les dan dos descansos de 30 minutos en sus jornadas laborales y las cumplen escrupulosamente. De echo, esta señora cerró 2 minutos antes de la hora, calculando que con nosotros se iba a tirar más de esos 2 minutos. El problema no es el cumplimiento del horario estricto, el problema es la forma de organizar las colas que es caótica, ya que la gente que está 15 minutos esperando termina al final de una cola. En cualquier caso, la gente lo asumió con resignación a pesar de que a nosotros nos pareció intolerable.

Fachada de estilo alemanTras la experiencia, nos fuimos a visitar el más barato de todos los lugares en los que hemos comido en Polonia, nuestro “restaurante” BBB de Poznan (14 PLN). Luego nos subimos a hacer una siesta en el hostel. A eso de las 6 de la tarde salimos a hacer un paseo para ver lo que nos quedaba de Poznan, que básicamente era la catedral dónde nos encontramos una escena impresionante: una misa con decenas de curas vestido de blanco y monjas rezando en una abarrotada catedral. Nos miraron mal cuando entramos despreocupadamente en medio de la misa, por lo que tuvimos que salir y esperar a que terminaran para volver y grabar un vídeo.

Esta es la catedral de la que tuvimos que salir antes de que nos echaran un mal de ojo (¿o eso es de otra religión?)Tras el susto, anduvimos hacía el centro y cenamos en el mismo sitio del bocata del día anterior antes de acostarnos (20 PLN). Llevábamos una racha de 6 noches durmiendo solos en los dormitorios compartidos de los hostels que visitábamos, pero llegó el fin de semana para estropearlo 🙂

Gastos:
Fanta: 3’6 PLN
Comida: 14 PLN
Tren a Wroclaw: 80 PLN
Cena: 20 PLN

Compartir es el mejor agradecimiento

Publicado por

Ivan

Si tuviera que explicar de dónde me viene la pasión por viajar, probablemente hablaría de un atlas cartográfico que me regalaron mis padres unas navidades. Me aprendí ese libro casi de memoria. Recorría en sueños lúcidos países, montañas y mares. Fue, sin lugar a dudas, mi primera referencia viajera con 10 años de edad. Luego tardé bastante en empezar a convertir en realidad aquellos sueños. Mis primeros viajes empezaron durante mi etapa universitaria. Eran pequeños viajes a lo largo de la península ibérica que solían durar 2 o 3 días. La causa principal de no viajar antes fue el asunto económico y no haber encontrado entonces ninguna referencia que me explicara que para viajar no hace falta dinero. Quizás de ahí me venga la pasión por explicar que se puede viajar sin apenas dinero. Los viajes de verdad empezaron cuando conocí a Núria y empezamos a viajar juntos. Tuvimos que pasar primero por el amargo trago de viajar en grupo para darnos cuenta que eso no era lo nuestro. Luego empezamos a viajar por libre y nos dimos cuenta de todo el tiempo que habíamos perdido. Más tarde nació Apeadero, primero como forma de volcar todo lo aprendido y todo lo vivido para ayudar a que otras personas pudieran aprovecharse del conocimiento adquirido. Vimos que a mucha gente le interesaba y le era útil nuestro "Apeadero" y fuimos transformando cada vez más el blog en una herramienta útil para los viajeros. Ahora mismo, me encuentro inmerso en el mayor proyecto viajero de mi vida: la Vuelta al Mundo en Tren que me llevará durante todo el año 2017 a viajar por los 5 continentes en el medio de locomoción que dio nombre a este blog: el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *